jueves, 18 de noviembre de 2010

MOVILIDAD: ZARAGOZA VERSUS SEVILLA

Un fin de semana en Sevilla no da para mucho, pero sí para fijarse en detalles como la movilidad de esta ciudad en la que circulan, atención: coches, autobuses, bicis, calesas, tranvía y metro.
Éste último es el que no he podido ver en funcionamiento, pero los demás conviven perfectamente entre sí.
Cruzar Sevilla de un lado a otro en coche no cuesta nada comparado con lo que cuesta cruzar Zaragoza. La razón es fácil: menos semáforos y mejor regulados.
Respecto a la bicicleta, es un medio muy usado, también hay de alquiler y los carriles bici están simplemente pintados sobre la acera y, a veces, sólo delimitados por un regero de chapas que los delimitan y siempre ocupando parte de aceras anchas. Es decir que son mucho más baratos y no quitan espacio al tráfico rodado, no hay conflicto bici-coche, ni bici-peatón, porque todo el mundo suele ir por donde debe.
Las calesas, van por la calzada, a su paso, y nadie se mosquea ni pita, ni las adelanta imprudentemente.
Por último, el tranvía, como veréis en el video, circula por calles peatonales en las que no llega el coche ni el autobús (y eso que en coche se puede ir por calles del casco antiguo sin zona 30 y sin problema). Ahora bien, la ocupación que he podido ver del tranvía es más bien baja, todo el mundo sentado, sobran asientos...en definitiva, cabrían en un autobús, pero no le quita clientela al autobús urbano, como ocurrirá a la fuerza en Zaragoza, porque va por otro sitio.

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero más si nuestra querida Zaragoza sale perdiendo. video

No hay comentarios:

Publicar un comentario